lunes, 7 de enero de 2013

Esta locura nos hizo comprender que la alegría no supo consolar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario