domingo, 14 de abril de 2013

Parece una eternidad el tiempo que pase sin escribir, es mas me parece que ya no soy la misma. No es que no haya querido o por falta de tiempo. Era el terror que sentía de entrar y ver todo lo que perdí  Toda mi felicidad y mi sufrimiento, todos los momentos, todo el amor.
Se que por parte fue mi culpa y se que otra parte no. Hoy estoy una vez mas tratando de remendar algo que se rompió hace rato y ya no tiene solución  Me pesa el alma y este sufrimiento se hace cada vez mas penoso, no puedo cargar con esta pena.
Lo extraño y lo padezco todos los días pero soy consciente de que yo lo decidí así, yo lo deje ir, yo lo descuide. Pero también se que él lo hizo conmigo, quede abandonada, sola y desorientada como en un primer momento.
Ahora estoy confundida y es absurdo decir que merezco estar viva, mi vida debería ser cedida a alguien que la quiera, alguien que la disfrute. Mi vida es un calvario pero no por lo exterior sino por lo que pasa por mi mente.
Mis monstruos están siempre conmigo, me persiguen a donde vaya. Están en mi cabeza y no puedo sacarlos de ahí. Son esos fantasmas que me reiteran constantemente lo gorda que me veo o lo poco eficiente que soy. Me siento poco y nada para el mundo, me siento pequeña e indefensa. No tengo barreras ni héroes que me rescaten de mi dolor. 
No tengo príncipe azul, ni sapos porque hace rato deje de ser una princesa. Me convertí en el monstruo que nadie quiere querer, el que nadie quiere ver, el que es excluido y llevado fuera de la ciudad.
Hubo un tiempo en el que fui una princesa, se podría decir que hasta vestido tenia. Estaba en la gloria. Pero como en un cuento de hadas los fantasmas y la bruja se adueñaron de mi final feliz, se llevaron mis sueños y los convirtieron en temores. Mataron a mi héroe  a mi príncipe  al amor de mi vida. Por eso ahora ando divagando, buscando un corazón y una forma de volver a empezar.
Pero ¿ Cómo volver a empezar cuando todo esta destruido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario