sábado, 4 de enero de 2014

Otro año, otra vida. Eso me gustaría y mucho. Estoy tan perdida, tan lejos de mi, no se quien soy ni que quiero hacer. Siento que estoy cayendo eternamente y nadie me atrapa, nadie me baja a la tierra ni me dice que pare. El mundo sigue girando, yo sigo en esta caída eterna. Y esta todo tan oscuro, no encuentro la luz y hace tanto frío que siento que me muero. Si, que me muero.
Se me pasa la vida y me siento tan sola que no puedo mas. Tengo tanto odio en mi ser, me tengo tanto odio mejor dicho. Cada día buscando una nueva razón para odiarme porque no me basta con los motivos que tengo. ¿Por que nací así?¿Por que no soy flaca como todos? Es una puta realidad, y la realidad golpea y duro. Pierdo la cabeza en esta obsesión, dejo mi aliento y mi alma se volvió triste y solitaria. No aguanto mas, no puedo seguir con esto. No quiero mirarme mas al espejo, no quiero saber mas nada. Si, prefiero evitar la realidad y así parar un poco. ¿Donde estoy?¿Por que me abandone tanto? 
Tengo esas putas preguntas en mi cabeza todo el día, literalmente. Me atormentan y no puedo escapar de ellas. ¿Por que cuando el malo es uno mismo como se huye? Mi mente me esta matando, y lo se. Es como una bomba de tiempo a punto de estallar, todo guardado, todo atado con hilos. Y nadie puede parar este sentimiento, nadie quiere entenderlo. No saben lo que se sufre en este estado, y estoy tan enferma que me enferma mas saberlo porque si fuera inconsciente la vida seria mas fácil. Pero no, porque siempre tengo que ir mas allá que todos, porque me gusta el dolor y amo vivir en la tragedia. Convertí mi cuento de hadas en un cuento de demonios y gente vomitando por todos lados. Antes era una princesa flaca con vestido rosa y ahora soy la princesa obesa de mi mundo de mentiras, llena de ojeras y lastimaduras. Soy de esas que están en el fondo de la góndola del supermercado y nadie quiere comprar, la que le falta un ojo y esta mas barata, la fallada, la fea. Soy como un agujero negro, todo a mi lado se vuelve triste y gris, todo es caos. 
A veces siento calma, estoy tan en paz que me dan ganas de vomitar y me busco un motivo para querer morir. Aunque motivos no me faltan, la gordura es mi catástrofe, mi karma, mi cruz. Y a pesar de todo este odio, le sigo sonriendo a la vida y parece bastante irónico porque esto que llamamos 'vida' me mira y se me ríe de lo ridícula que me veo intentando tapar el sol con la mano.Parece mentira pero de a ratos me dan ganas de ser feliz, de amarme y que todo realmente me importe poco, pero señores eso es casi tan imposible como que la gente te deje de mentir y te diga 'pero si estas flaca, si sos linda así'. NO. 
'Así estas bien, no te preocupes' ¿QUE NO ME PREOCUPE? Esas son las personas que claramente nunca les importo como se ven, y así están. Son esas detestables que entran a un local de ropa y todo le queda bien, hijas de puta. No tienen ni una puta idea del sufrimiento que es entrar a un lugar, que nada te quede bien y que encima sea talle XXXL, cosa que parezcas la reencarnación de la orca willy. Que ganas de matarlas, que ganas de matarme. 
Ojala algún día las cosas cambien o deje de ser una obesa obsesiva y pase a ser una flaca obsesiva porque así estamos perdidos y no vamos a ningún lado. 

'Se quebró y enfermo como los esquemas de su mente'

No hay comentarios:

Publicar un comentario