lunes, 3 de febrero de 2014

DIA 10
Estoy sumamente deprimida, sumergida en mi dolor eterno, en mi laberinto sin salida. No entiendo porque, les doy vueltas al asunto y sigo sin encontrar respuestas. Este sufrimiento, estos fantasmas, este dolor me esta asesinando, estoy muriendo lentamente o mejor dicho agonizando en vida. Trato y trato de sacar esto de mi mente pero estoy tan enferma, estoy tan fuera de linea, tan fuera de contexto. ¿Que hice?
No puedo dejar de estar asi, mi vida se construyo con esta falencia, con este dolor. Todo lo que me rodea, lo que me convierte en lo que soy esta formado por esta cuestion, mi vida es parte de esto.
Yo no quiero salir, no quiero arriesgarme a perder de nuevo. ¿Es normal que le tema a ser feliz, a separarme de mi condena constante? Intento e intento duro explicar que es lo que pasa por mi mente cada vez que me pienso, cada vez que me veo pero es imposible. No existen palabras que entren en esta obsesion, en este dolor que cada dia saca una parte de mi. Me levanto, vivo y me acuesto pensando en lo desagrable que soy, en lo mucho que me detesto.
Soy mi propio fantasma, soy mi sombra, mi demonio. Tengo tantas marcas como recuerdos de las veces que falle, y es tan disgustante verme las piernas que me dan ganas de llorar y de que todo termine de una buena vez. Pero como bien me dijo alguien que ya no recuerdo "de esto no se sale, simplemente lo superas". Y yo, tan insegura de mi, estoy en constante rehabilitacion. Es una pena, es un desperdicio. Estoy curada de espanto, lo unico que me aterra en este mundo es mi alma, mi cuerpo, mi manera de ser.
A veces necesito tanto que me saquen de este dolor, que me abracen fuerte y que me borren las heridas con amor. Necesito importarle a alguien, no ser alguien en mas, alguien pasajero.
Todas las noches es la misma cuestion, estoy condenada a no poder llorar y a ser gorda. Estoy eternamente encadenada a este odio, a esta tristeza que me enmudece.


No hay comentarios:

Publicar un comentario