miércoles, 30 de abril de 2014

Siempre buscamos un ideal, una forma de ser que nos lleve a ser queridos por todos, estamos en la constante búsqueda de lo que ‘alguien’ en algún tiempo incierto fijo como ‘perfección’. Todas esas cosas que nos llevan a desencontrarnos y para mí, una de las que más nos aleja de nosotros mismos es la apariencia. Hoy en día todos los conceptos están desvirtuados, en especial el de ‘belleza’. ¿Qué es para el mundo, que es realmente y por sobre todo que es para mí?
Si buscamos una respuesta en las personas y en los medios de comunicación posiblemente la respuesta sería una imagen de un cuerpo extremadamente delgado y bien formado, personas de ojos claros y sin ninguna imperfección notable. A su vez, esta ‘sociedad’, de la cual también formamos parte y somos cómplices, nos incita a la búsqueda constante de ese ideal, y te hacen saber que en este mundo si no cumplís con los estándares impuestos no sos nadie. Y si no sos nadie, te hacen a parte, te discriminan y te hacen sentir la peor persona de este planeta. Todo esto porque no sos como ellos dicen que tenes que ser.  Te llevan e incitan a hacer cosas que por ahí si estos ‘ideales’ no existieran nunca lo habrías hecho, y así te van llevando a que cada vez te sea más difícil “encontrarte” y ser vos mismo.
Además de que todo esto lleva a una exclusión social enorme, trae otros problemas. Uno de los más notables en nuestra época es la muy reconocida y llamada ‘depresión’. Chicos llorando y sufriendo por no poder ser como se les impone. Y ni hablar de las personalidades, hoy ya nadie puede ser como quiere porque siempre va a recibir una crítica amarga y llena de odio. Tenes que ser un ente sin vida y sin pensamiento propio para poder encajar. Muchos lo llamaríamos ‘caretaje’.
En mi vida me habré planteado miles de veces que es la perfección y si realmente alguien puede alcanzarla. Llegue a muchas conclusiones en diferentes momentos con diferentes condiciones, algunas buenas y algunas no tanto.  Sinceramente no podría responder esto que planteo, ya que es una pregunta que podría contestarse diferente cada día. Pero de lo que si estoy segura es que no hay nada mejor que ser uno mismo, con nuestras virtudes y con nuestros defectos. Tarde mucho en poder entenderlo y es hoy en día que me sigue costando un poco, pase por muchas cosas que me impusieron un modelo de persona en mi mente que me tortura un poco cada cierto tiempo. En toda mi lucha por aceptarme y encontrarme me di cuenta que es muy necesario hacer los comentarios de los demás a un lado, silenciarlos para poder escuchar lo que realmente pensamos; porque muchas veces estamos seguros de algún parecer y al fin y al cabo era una idea de otro.
A veces es muy difícil poder cortar con los estereotipos y decidir que nada te va a influir, que todo va a ser como uno quiere. Esta lucha nos lleva a más derrotas que a victorias. En mi caso, muchas veces me perdí en esta búsqueda de encontrarme y me planteaba ¿cómo encontrar la manera de seguir? porque el mundo dice que 'está bien equivocarse, está bien caerse'; pero a la primera que sucede todos te voltean la cara o se acercan para reírse de tu situación. Nadie llora, nadie ayuda, nadie nada, y ahí te quedas una vez más solo con tus miedos y tus imposiciones de ser alguien que no queres.
Si me preguntan cómo encontrarme sinceramente dudo poder responder esta pregunta, creo que uno puede encontrar diferentes ‘yo’ en cada etapa de su vida según las circunstancias y como se encuentra; y para esto siempre hay una manera diferente o hay una acción, un hecho, algo que te despierta, algo que te “ENCUENTRA”.  En mi caso muchas veces me he visto perdida y sin encontrarme, pero a la vez otras tantas encontré cosas que me encantaron de mi misma. Si vamos al caso de hoy en día les puedo contar que a pesar de todas las cosas que tengo en mi contra, de las veces que estuve desencontrada y llena odio, estoy en un momento de encuentro “pleno”. Sinceramente, en mi opinión no hay mejor manera de vivir que conociéndose y amándose a uno mismo, hace que puedas disfrutar al máximo de las cosas, vivir sin vergüenzas y sonreír a pesar de las heridas.
Es importante recordar que uno siempre tiene que ser como desea ser, con sus defectos y con sus virtudes. Darle más valor a nuestros ideales y no a los de otros. Saber valorarse, saber quererse, saber escucharse y más que nada darse ese tiempo para encontrarse.

viernes, 4 de abril de 2014

“Por ti lo haría todo… hasta permanecer viva cuando tengo ganas de morir.”

jueves, 3 de abril de 2014

"Lleva un ángel en su sonrisa y mil demonios en su cabeza."
DIA 18
Esta posibilidad, esta nueva oportunidad de salir de mi tortura diaria. Este item fuera de la rutina que tanto bien me hace.