miércoles, 23 de julio de 2014

En realidad el problema no es el sufrimiento o el olvido en sí, sino el perverso sinsentido de ambas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario